“Living Las Vegas” en familia. Sendero Las Vegas de Abona.

“Living Las Vegas” en familia. Sendero Las Vegas de Abona.

Sendero Las Vegas de Abona. Sur de Tenerife.

Fecha de realización: sábado, 7 de marzo de 2015
Ruta: Tipo circular
Dificultad: Media-alta
Duración: 4-5 horas
Distancia: 6,8 Km
Ubicación: Chimiche del Río.
Observaciones: Existen algunos tramos del sendero con elevada pendiente.

D. Cándido el guía de sendero de las Vegas.
¡Buenos días mundo! En esta ocasión mi mujer y mis niñas nos hemos ido al sur de la isla de Tenerife, al lugar conocido como Las Vegas, pero no a USA, sino al espacio de Abona, en los altos de Chimiche. Como siempre un grupo de caminantes por la vida nos animamos un fin de semana más a caminar y compartir experiencias mientras aprendemos de nuestra cultura y la riqueza  de nuestro Archipiélago. Hoy encima tenemos el lujo de contar con la sabiduría local de D. Cándido, que nos hace de guía rural por este maravilloso sendero donde lleva trabajando desde que nació para ponerlo a punto. El resultado de todo este trabajo es que en la actualidad hay 4 senderos circulares y se está trabajando para acondicionar otros y poderlos complementar con elementos etnográficos de usos y costumbres del pasado.
Cartel parque recreativo de Las Vegas
Así, la ruta de las Vegas empieza en el parque recreativo , donde antiguamente se dejaban secar naturalmente los higos, los llamados “pasales”. Un cartel explicativo da cuenta de este proceso.
 
Cartel informativo del molino

El sendero asciende suavemente y damos cuenta del porqué de denominar a esta zona como Las “Vegas”, ya que las vegas eran porciones de terreno llanas y “bajas” que resultaban propicias para el cultivo con la riqueza del agua que complementaba este proceso. A medida que ascendemos vamos encontrando mayor número de pinos, aunque maravillados porque también existen curiosidades como un ejemplar de cedro, sabinas y brezos, que no son propios de estas zonas pero allí están… Por el camino D. Cándido nos explica la importancia del horno para el secado de la fruta y la conservación de la misma que queda patente con estos elementos etnográficos del pasado. Servían también para el horneado de panes y dulces para las bodas, ¡todo un placer para los invitados!

Seguimos ascendiendo mientras dejamos atrás un tramos del barranco el cual bordeamos con algunas zonas de escalada que han habilitado para la práctica de este deporte, haciendo algunas paraditas para coger “resuello” debido a la calima de este día que nos pone en 27ºC de temperatura. 
 
También para sacarnos algunas fotitos porque como bien decimos, “caminar y compartir”….
Cruce de caminos
Alcanzamos el cruce con la pista que asciende desde Chimiche. El esfuerzo de la subida pasa factura para algunos caminantes que regresan por seguridad, ya que existen otros tramos de pendiente que pueden poner  en aprietos a alguna persona y no hay necesidad. En cualquier caso el grupo continua ascendiendo hasta el ecuador del sendero. 
 
En el mismo encontramos agua, una fuente de riqueza en esta zona que procede del manantial de Madre del Agua, de la que disfrutamos remojándonos un poco para refrescarnos y continuar el camino. 
 
 
Escuchando a D. Cándido mientras almorzamos



Así continuamos hasta que llegamos a al lugar donde almorzamos bajo el pinar para disfrutar de historias del pasado de Las Vegas y de unas bellas coplas recitadas po D. Cándido quien, aparte de guía es también un gan poeta, y por supuesto, ¡disfrutamos también de nuestras viandas! 🙂

 
 
Ya pasado el ecuador del sendero de las Vegas, a menos de 2,2 km, nos encontramos otros elementos interesantes del lugar, como el molino hidráulico que servía para moler el cereal gracias a la fuerza motriz del agua canalizada en altura por las vigas de tea que cruzaban este bello paraje. 
También las casas-cuevas donde hasta no hace mucho vivían algunas familias del lugar y que quedan en el lugar, algunas de  ellas “ocupadas”… También observamos tubos que se adentran en las laderas de la zona y que encierran miles de misterios del lugar o los “pinos centenarios”, que, majestuosos en toda su plenitud, son testigos del pasado y de la historia de Las Vegas.
 
Campanario en la Ermita de Las Vegas

Al final llegamos por una pista asfaltada al pueblito de las Vegas donde disfrutamos de su hermosa Ermita y un sorprendente efecto, ya que su campanario crece cada año… ¿Por qué?…te invitamos a ir y descubrirlo por ti mismo! 🙂

Mientras tanto, seguimos en el camino, Paz y bien 
¡¡hasta la próxima!!!
 
 
 
Mándanos tus comentarios!
 
Fotografías y textos de Agustín Dorta Rodríguez
 

El autor

Agustín Dorta Rodriguez

Agustín Dorta Rodríguez. Casado con Eihelem y padre de 4 criaturas. Geógrafo, investigador de ReinvenTUR de la ULL, enamorado de la vida y de compartir con la familia nuevas aventuras. Sígueme en nuestro canal de Youtube o contacta en el 677771921

Share This